Home -  Agregar a favoritos -  Staff -  Contactenos
CINE  |  FESTIVALES  |  TELEVISIÓN  |  VARIEDADES
CINE | 13/4
LA PELÍCULA “EL FARO DE LAS ORCAS” LLEGA A LAS SALAS ARGENTINAS
Es protagonizada por Joaquín Fuerirl y Maribel Verdú
 
 

   Se estrenó “El faro de las orcas”, dirigida por Gerardo Olivares y protagonizada por Joaquín Furriel y Maribel Verdú.

 

   La historia, es una adaptación del libro “Agustín corazón abierto”, escrito por el guardafauna Roberto “Beto” Bubas, quien cuenta en él los hechos reales ocurridos a un pequeño autista. En la película, el niño, Tristán (Joaquín “Quinchu” Rapalini), tiene una reacción inusitada al ver en televisión la imagen de Beto junto a las orcas. Esto motiva a Lola, la madre de Tristán, volar desde España hasta Península Valdés con la esperanza de obtener una mejor calidad de vida para su hijo.

 

   Bubas, quien no conocía a Furriel, confiesa: “he visto poco cine y hace 28 años que no veo tv”, y al ser el doblaje de riesgo del actor, asegura que “fue casi surrealista hacer de doble de mí mismo”.

 

   Furriel contó cómo fue el comienzo del rodaje: “la primera toma que filmamos es la que usualmente es simple para que todos nos vayamos aflojando. Yo llegaba con la moto a una locación y cuando terminó la toma lo abracé a Beto y le dije: `Bueno, empezamos, no?´. Y a mí me di cuenta lo particular de esta película. Estaba Beto ahí, yo era él, y nos dimos cuenta de lo que estábamos viviendo”.

 

   Por su parte, Roberto Bubas comentó que “ese  fue el momento en que me di cuenta que yo era el protagonista originador de la historia y fue muy conmovedor ese instante con Joaquín”.

 

   El productor  Luis Puenzo manifestó que “el gestor de la película es José María Morales, también productor de `La puta y la ballena´–de la cual es Puenzo su director- . Mientras estábamos filmando esa película en Punta Norte conocimos a Beto y a la historia que es el punto de partida de la película: el episodio de donde una mamá llegó a Punta Norte con su hijo con síndrome de Asperger. Ahí, Beto nos dio un ejemplar de su libro, `Agustin corazón abierto´. Morales quedó prendado de esa historia desde hace 15 años y es el verdadero gestor”. “Gerardo Olivares, que es el director de la película, había trabajado con Morales. Éste le acercó la historia y desde que la conoció, Gerardo la quiso hacer. Cuando vino a la Argentina conoció a Beto y por dos años estuvo filmando orcas”, agregó Puenzo.

 

   En cuanto a la relación entre padres e hijos, Joaquín Furriel dijo que “como padre, vi a mi hija cuando me vino a visitar a la Patagonia, y poder comunicarse como uno se comunica con el hijo de uno, es lo más cercano a una bendición. Siento un profundo respeto y admiración por los padres que conocí de niños autistas. Ellos tienen una entrega absoluta, altruista, algo que me tocó vivir en el plano de ficción que es intentar comunicarse de desde una manera no convencional. La historia real me conmovió muchísimo. Me puse en lugar de esos padres de hijo hipoacúsicos y con un grado de autismo. De una historia real, Beto hizo una interpretación en su libro y Gerardo Olivares y los autores y los productores han hecho una película de cine, con todo lo que el cine te ofrece”.

 

   “Lo que conmueve es que  la base de la película que tuvo que ver con ese chico que abrió un domingo la Revista Viva de Clarín y encontró una foto de Beto con su armónica y su orca y reaccionó por primera vez de una manera diferente y esa madre decide ir a Península Valdéz”, relata Furriel.

 

   El actor también hizo referencia al problema de salud que tuvo antes de filmar “El faro…”: “uno tiene que aprender que la vida es mucho menos tangible de lo que uno cree y te lo digo yo que esta película fue mi primer proyecto después de tener un ACV. Yo no sabía si mi memoria emocional, con todo lo que un actor trabaja en una escena, iba a estar calibrado como yo siempre sentía que lo estaba. Porque el médico te dice `no te van a quedar secuelas´. Sí, para lo cotidiano, tomar café, charlar, tomar agua. Pero esta película me dio la posibilidad de sentir que no me habían quedado secuelas como actor tampoco”.

 

   “Con `El faro de las orcas´, los chicos van a poder acercarse a la problemática del autismo, de entenderla y como está planteado el amor, de manera menos convencional. En la película hay diferentes soledades y de cómo se van encontrando para acompañarse en la vida”, dijo el protagonista.

 

   El personaje en la vida real de Tristán, tiene en la actualidad 24 años, juega al fútbol, es artista plástico y sus conductas autistas desaparecieron. Él y su madre eligieron quedar al margen de toda exposición referida a la película.

 

   Con respecto al asesoramiento médico que recibieron para la filmación, Lucía Puenzo, guionista, decidió empezar a hablar con médicos. “Siempre hay que investigar los problemas médicos para hacer una película. Confirmé con varios médicos de Fleni - Fundación para la Lucha contra las Enfermedades Neurológicas de la Infancia-  y avalaron mucho de lo que vieron del personaje del nene. Dijeron que estaba bien tratado el desorden del autismo y tomaron la película para utilizarla con familiares y médicos para poder hablar del tema”, continuó Puenzo padre y opinó “que el cine pueda servir de instrumento para poner sobre la mesa y poder hablar de él, es fantástico”.

 

   Por último, Roberto Bubas reflexionó que para él, “el autismo es una respuesta de un ser más sano que todos nosotros a una sociedad enferma”.

 

 

MERCEDES BENÍTEZ – mbenitez@labutaca.com.ar | @Mercyty 

 

 

 

 

www.labutaca.com.ar  |  contacto@labutaca.com.ar 

TW: @labutacaweb  |  F: @labutaca.com.ar  |  IG: @labutaca.com.ar

Todos los derechos reservados