Home -  Agregar a favoritos -  Staff -  Contactenos
CINE  |  FESTIVALES  |  TELEVISIÓN  |  TEATRO  |  MÚSICA  |  VARIEDADES
FESTIVALES | 25/11
32º FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE MAR DEL PLATA
COMPETENCIA ARGENTINA DE CORTOMETRAJES: Se proyectaron las últimas cinco producciones que forman parte de esta sección.
 
 

 

PIXIED, DE AGOSTINA RAVAZZOLA, GABRIELA SORROZA

El Sr. Pix cree que tiene un don: piensa que mueve los objetos con solo desearlo. Así, todos los días la afeitadora lo afeita, la cafetera le prepara el café. Pero un día se da cuenta de que vive en una ilusión, y que los objetos se mueven solos sin seguir sus órdenes. El Sr. Pix buscará descubrir el misterio mientras intenta escapar de los objetos, ya que ellos pretenden devolverlo a su rutina. El Sr. Pix es un personaje de un film, pero no lo sabe.

 

“En este corto, realizado con la técnica de stop motion, se cuenta lo que vivimos día a día, y la rutina en la que vivimos. Encontramos cosas que queríamos decir de la rutina diaria, de la incidencia de los medios en lo cotidiano. Y aquí vemos cómo a veces los objetos pueden gobernar tu vida. De cómo a veces vivimos como si estuviéramos en piloto automático y como si no pudieras tener el control de tus días. Y decidimos enmarcarlo en el descubrimiento de que él, en realidad, es un personaje, un muñeco dentro de un set de filmación. Sólo cuando descubre la verdad y entiende lo que realmente es él, es cuando puede rebelarse y encontrar el escape de su rutina y los objetos que lo persiguen y sujetan”, relataron las directoras.

 

DOCE CLAVOS, DE PAULA HERNÁNDEZ

Madrugada. Ana duerme sola en una cama de dos plazas. El celular suena y, aturdida, enciende la luz del velador. Con cierto resquemor, se levanta de la cama, se asea, se viste, se maquilla y sale. Toma un taxi que la conducirá hacia la otra punta de la ciudad, para adentrarse en algo más que la oscuridad de la noche.

 

Una relación sentimental que quizás nunca llegue a concretarse de la manera que Ana quisiera. Una noche más pero esta vez en un lugar “prohibido”. Ana se siente bien mientras la noche dura. Pero el día le muestra los doce clavos que la harán ver una realidad que conoce pero prefiere ocultar. 

“`Doce clavos´ fue escrito hace tiempo. A veces, las cosas que uno escribe, quedan ahí y vuelve a recuperarlas y no pertenecen a ningún momento. Y con este corto no me pasó. Fue muy espontánea la idea de salir a hacer un cortometraje y me hizo muy bien volver a filmar una estructura `mínima y guerrillera´. Entonces, vuelvo a trabajar, focalizándome en las últimas horas de una relación. Sin necesidad de hacer juicios de valor, me interesa indagar en la fragilidad emocional de los vínculos. La belleza de la tristeza, el retrato crudo de los cuerpos desnudos, el paso del tiempo de esos mismos cuerpos y la soledad de los personajes, donde lo aparentemente inofensivo termina siendo devastador. Doce clavos es lo que la noche enmascara, pero que la luz del día nos exige ver”, contó Hernández.

 

 

EN LA SORPRENDENTE ERA DE LA COMUNICACIÓN, DE AUGUSTO GONZÁLEZ POLO

Un hombre intenta romper con la rutina de su aislado pueblo apelando a nuevas redes sociales que, según dicen, le permitirían conocer posibles parejas.

 

“Siento que en los tiempos que corren las relaciones humanas se ponen en crisis por factores externos hasta hace pocos años ni siquiera existentes. El hecho de levantar la vista en cualquier vereda o medio de transporte de la ciudad y ver a todos los peatones mirando sus celulares es un síntoma de algo que todavía no sabemos en qué irá a terminar. Lejos de las ciudades, donde todo aparece en las mismas proporciones pero en otras cantidades, estos usos y costumbres adquieren otro volumen”, relató el director. Y comentó que “el corto estaba guionado, pero había situaciones de la vida real y se mezclaron ambas cosas. También hubo escenas con gente actuando para la cámara y otras robadas de la realidad”.

 

 

MIEDO, DE JUAN PABLO MENCHON

Lucas tiene 9 años y El Pira 8, pero parece más viejo. En la inmensidad del campo, en la noche más oscura, esperan. Un aleteo lejano, esa pelotita de colores, un diente flojo, la cadena de la bici, el cohete de Astro que despega, la luz del vapor en la pileta, la mirada de Bela, el jugo y las galletitas. En el horizonte, las primeras luces. Lucas apaga la linterna con la que jugaban y se prepara. A veces una historia de miedo puede ser también una historia de valentía.

 

“`Miedo´ estuvo mucho tiempo con ganas de rodarse, pero el día que conocimos a Ari y al Peque nos dimos cuenta de que los habíamos estado esperando desde el primer día. No hay nada más importante para filmar a un perro y a un niño que la amistad entre ellos; y estos dos amigos son uno”, contó Menchón y agregó que “Ari no conoce el mar, tampoco fue nunca al cine, y no me parece casual. Creo que la magia todavía anda dando vueltas”.

 

 

PASIÓN ORIENTAL, DE SANTIAGO KOROVSKY

 

Una pareja llega a la habitación oriental de un hotel de alojamiento, en el que puede llegar a ser su último encuentro antes de separarse por tiempo indefinido. Un cortometraje sobre las dificultades para entregarse y comprometerse, y sobre la soledad que uno puede sentir aun estando acompañado.

 

El corto plantea la relación de una pareja que sabe que quizás nunca más vuelva a verse. El acto sexual casi es secundario y podría tomarse como un trámite de despedida. Los diálogos dan cuenta de que la pareja no le da importancia al viaje que el muchacho emprenderá. Están juntos, pero no llegan a dimensionar la soledad que puede envolverlos ante la separación inminente.

“`Pasión Oriental´ surgió hace muchos años a partir de un ejercicio de dramaturgia en el taller de Mauricio Kartún y además me peleaba mucho con mi ex. Esto fue un disparador y empecé a escribir sobre lo que estaba viviendo. Pero no podía terminar ni la relación ni el corto. Y cuando me separé, en medio de un proceso de depresión y alivio, lo terminé. Después de algunas reescrituras, una beca del Fondo Nacional de las Artes me ayudó a llevarlo a cabo. Puse algo de mis experiencias en clave de humor, y funcionó como una especie de exorcismo respecto de una etapa de mi vida”. 

 

MERCEDES BENÍTEZ – mbenitez@labutaca.com.ar | @Mercyty

 

 

 

 

www.labutaca.com.ar  |  contacto@labutaca.com.ar 

TW: @labutacaweb  |  F: @labutaca.com.ar  |  IG: @labutaca.com.ar

La Butaca ®  Todos los derechos reservados